Live Shopping, la experiencia de compra que le ha dado una vuelta a la “teletienda”

Ha llegado un nuevo modelo de compra que está revolucionando el comercio electrónico. Al no poder ir a una tienda física, ha crecido durante el confinamiento y se ha consolidado como una nueva estrategia para cambiar la forma de comprar y vender online. Se trata de compras en vivo, una experiencia innovadora basada en la transmisión en vivo de productos. Similar a las compras telefónicas clásicas, pero de por vida. Frente al modelo de venta tradicional, una de sus características es que el cliente es un participante activo de la comunicación, puede interactuar con el anunciante o la marca en tiempo real, y puede comprar de forma inmediata con un solo clic.

Este fenómeno se originó en China. Alibaba lanzó Taobao Live en 2016, una plataforma centrada en el comercio electrónico de transmisión en vivo. Pronto, dados los ingresos generados, se convirtió en un modelo recurrente para las marcas que buscaban incrementar sus ventas online.

Uno de los casos más destacados de la plataforma data de octubre del año pasado. Austin Li Jiaqi, un conocido presentador chino especializado en belleza y cosmética, vendió productos por valor de 1.500 millones de euros durante la transmisión en vivo de 12 horas. El mismo día, otro streamer en el país llamado Viya cruzó la marca de los 1.100 millones. Entre los dos lograron más de 2.500 millones de euros en ventas en tan solo unas horas. Según estimaciones de la consultora eMarketer, las ventas de compras por transmisión en vivo de China superarán los 260 000 millones de euros en 2021 y se espera que superen los 400 000 millones de euros en 2022.

El gran cambio de este nuevo modelo de compra es el entretenimiento, tal y como explica Alfredo Ouro, uno de los fundadores de la empresa española de live shopping Onlive.site «Ya no se trata de una simple transacción, sino de una experiencia de la que el usuario es partícipe» Además, ser una o varias personas para presentar y explicar la especificidad del producto, «se le da ese toque humano que falta en el comercio electrónico».

Si bien, a priori, parece estar muy enfocado a la nueva generación, son los mayores los que están más familiarizados con el formato. «Es verdad que la gente más joven se adapta con mayor facilidad, pero no olvidemos que es algo muy parecido a la clásica teletienda, cambia el contexto, pero el modelo es muy similar. Además, para una persona de avanzada edad es mucho más cómodo que alguien le explique las características del producto que tener que leerlas», comenta Alfredo Ouro.

Después de conquistar China, muchas marcas comenzaron a usar esta estrategia para promocionar y vender sus productos. En mayo de 2020, Tommy Hilfiger realizó su primera capacitación de compras en vivo a través de su sitio web, llegando a más de 14 millones de espectadores y vendiendo hasta 1300 artículos en solo dos minutos. Marcas de belleza como Estee Lauder, Clinique o las cadenas de cosmética Sephora también han presentado este nuevo modelo de venta. Pero el live shopping no se centran solo en la moda y la belleza. Incluso ha entrado en la industria alimentaria. En España, grandes cadenas de supermercados como Lidl o Carrefour ya han comenzado a hacerlo.

Grandes empresas como Amazon, que cuenta con su propia plataforma de compras en vivo, Amazon Live, también se han sumado a este nuevo modelo de compras en vivo por teléfono, y las redes sociales no se quedan atrás. Youtube, Twitter, Instagram, TikTok y Twitch agregaron recientemente la opción de poder vender productos durante transmisiones de video en vivo. Aun así, Javier Molina, fundador de la empresa hispano-chilena de compras por streaming Fira Onlive, asegura que las ventas realizadas a través de las redes sociales no se pueden comparar con las realizadas a través de la propia página web de una marca. «Los usuarios, en general, entran en Instagram a consumir contenido, no a comprar. Es mucho más difícil conseguir ventas. Pero, cuando entran en la página web de la marca y ven un live, sí que están en posición de compra».

Aunque la compra presencial es todavía una incógnita para la mayor parte del público español, las altísimas cifras de ventas conseguidas en China hablan por sí solas, y los expertos en la materia auguran un futuro muy prometedor: «Creemos que se va convertir en un gran canal de entretenimiento. Algo parecido a Youtube, pero en directo y enfocado a la compra», declara Molina.

Artículo extraído de Smoda